Honda XL125R Azfer Replica

This is placeholder text. To change this content, double-click on the element and click Change Content.

Honda XL125R Azfer Replica

Dirijo lo que yo llamo un pequeño estudio de transformación de motos desde 2013, año en que dejé mi trabajo en una multinacional. En general, las motos que me han dado a conocer son motos que tenía en la cabeza y que me apetecía hacer como la BMW K75 Street Tracker o la Yamaha XJ600 Café Racer que se pueden ver en mi web. Los clientes que me encargan sus motos suelen sentirse inspirados en las motos que ven en mi web o por internet – sea por Instagram, Tumblr o webs especializadas como Pipeburn o Bike Exif – pero cuando llega la hora de la verdad los condicionantes que imponen dejan como resultado final motos mucho mas convencionales aunque probablemente mas útiles en el día a día.
Por suerte para el estudio, muy de cuando de cuando aparece un cliente que si está dispuesto a dejarse llevar por su pasión y presenta un proyecto arriesgado y especial. Este es el caso de esta sencilla Honda XL125R transformada en una Tracker muy llamativa y diferente.
Pero la historia de esta moto no es casual ni pasa por ningún proceso de desarrollo particular. Porque ¿Qué sucede si de pronto te enamoras de una moto que has visto en internet y la quieres con todas tus fuerzas?¿Que sucede cuando te dicen que esa moto no se puede legalizar en tu país ya que es un modelo que nunca se vendió en el? Que además algunas de sus reformas no son tampoco legalizables aunque la pudieras traer? Una moto que – en fin – nunca podrías llevar legalmente por tu ciudad aunque la pudieras comprar?
Esta fue la situación cuando el cliente se puso en contacto con nosotros y nos pidió asesoramiento. Le contestamos que sería posible hacer una replica de la moto que vio en internet con una moto disponible en nuestro país y con reformas legalizables que le permitirían disfrutarla sin problema.
La moto a replicar no es otra que la Bombardero del constructor Mexicano Azfer. Una moto realmente espectacular realizada sobre una Honda de baja cilindrada con un estilo inconfundible.
Para ello, buscamos la base que mas se pudiera acercar a la moto de Azfer y la elección recayó sobre una Honda XL125R que el cliente compró y nos hizo llegar al estudio. Tras eliminar todos los plásticos de una moto concebida como de Enduro y analizar cuales serían los pasos a dar para hacer de la moto una replica lo mas exacta posible de la Bombardero de Azfer hicimos la siguiente lista de la compra:
1- Cambiar las llantas de 17” y 18” por otras de 16” y mas anchas que debían albergar los enormes neumáticos mixtos de 130mm tan caracteristicos de la moto original
2- Cambiar el tren delantero por otro mas ancho ya que el original no admitía una rueda de 130mm
3- Cambiar el deposito por el de una Suzuki GN125 idéntico al de la Bombardero
4- Modificar el chasis para darle la misma línea que la moto a replicar atendiendo a la legalidad en nuestro país
5- Añadir al diseño los elementos que permitiesen legalizar la moto en España sin deformar la línea original de la moto – guardabarros, medidas, etc.
Una vez definidos los pasos a seguir, nos pusimos manos a la obra buscando un tren delantero – suspensión completa, tijas y eje de dirección – que conseguimos de una Yamaha SR125. Se torneo el eje de dirección y se pusieron nuevos rodamientos para adaptarlo al chasis de la Honda. A continuación se desmontaron las ruedas originales y se montaron los aros de 16” en los bujes de 36 radios. Una vez montados los neumáticos – unos DURO Median de 130/90-16 mixtos de taco bastante marcado – se montaron en la moto desnuda para evaluar las modificaciones del chasis. Con el deposito de la Suzuki GN125 colocado, era evidente que por un lado había que desplazar los soportes del mismo hacia delante acercándolo al manillar al máximo. Por otro, la caída del chasis en la parte central tenía que ser solucionada para que la línea lateral de la moto se acercara a la Bombardero. La legislación en España no permite modificar el chasis de una moto mas que en la zona posterior. Todo lo que sea modificar un chasis a partir de – digamos – los soportes de la suspensión corre un elevado riesgo de no poder legalizarse. Por eso decidimos no tocar los soportes laterales del chasis aunque debían quedar lo mas vaciados posible para dejar esa zona al aire para dejar ver el amortiguador trasero con el muelle convenientemente pintado en rojo. Tras retirar el filtro del aire, toda la parte electrónica quedaba a la vista y fue un verdadero reto esconderla en una moto que de origen tenia muchísimos plásticos donde ocultarla. Nuestra filosofía es intentar mantener la instalación original si está en buen estado, por temas de fiabilidad y sobre todo porque no nos gusta que el cliente dependa exclusivamente de nosotros ante cualquier problema que pueda surgir. En este caso, el cliente vive a 700Km de nuestro taller y pensar que un sencillo fusible pueda obligarle a enviarnos la moto porque ningún taller de la zona se atreva a tocar una instalación que no han hecho y que no puede ser monitorizada con el diagrama eléctrico de la moto original nos parece una aberración.
Asi que para guardar la instalación eléctrica – batería, relé de arranque, caja de fusibles y centralita – y de paso darle una línea de continuidad al lateral de la moto, cerramos con chapa de acero la zona donde el nuevo subchasis se unía al chasis original, creando un hueco para la nueva batería de Litio y la mayoría de los cables y fusibles.
Finalmente se recortó la parte posterior del chasis para acercarse a la de la Bombardero, aún mas corta y radical.
Como la legislación obliga a llevar guardabarros tanto delante como detrás, se recortaron ambos a medida en fibra para el trasero y en aluminio pulido a espejo en el delantero. Igualmente se fabricó un soporte para la matricula donde se integraron los intermitentes de doble función que igualmente hacen las veces de luz de freno y de posición trasera. Delante, un faro LED de Puig y un cuentakilómetros digital Daytona completan la instalación. Asiento a medida tapizado por el propio cliente – un conocido tapicero de asientos de moto del país – pintura negra para chasis y ruedas, depósito con los mismos colores que la Bombardero de Azfer y una enormes letras de Scrambler en las ruedas completan una transformación imposible de pasar desapercibida.